Deshumidificador casero para eliminar la humedad eficazmente

Deshumidificador casero para eliminar la humedad eficazmente

Está comprobado que todas las casas tienen un porcentaje de humedad ya sea muy elevado o muy bajo. Un 30% o 50% de humedad en una casa es necesario para un confort ideal.

Cuando se sobrepasa el porcentaje antes mencionado es cuando aparecen las complicaciones muchas veces irremediables.

Como de costumbre, te tenemos la solución para esa situación donde no tendrás que gastar demasiado dinero y podrás elaborar tu deshumidificador casero.

Antes de explicarte cómo hacerlo y decirte qué materiales vas a necesitar, es importante que sepas cuando tienes exceso de humedad.

Si has notado alguno de los síntomas que te presentaremos a continuación, seguramente presentas problemas fuertes de humedad.

  • Las esporas de moho aparecen por rincones de paredes y techos.
  • La madera de las puertas o el suelo se hincha.
  • Huele a humedad.
  • Tienes problemas con la alergia (Congestión, mocos, estornudos, etc.).
  • Aparece óxido en zonas donde hay metal dentro de casa.
  • El aire se siente húmedo.

Ahora sí, llegó el momento de indicarte los materiales y explicarte el proceso para tu deshumidificador casero.

MATERIALES:

  • 2 tobos de plástico o de lata (Que uno quepa dentro del otro).
  • Sal de roca, cloruro de calcio o sal gruesa (pero la sal de roca es bastante efectiva).
  • Un taladro.
  • Tela de algodón. (Suficiente para tapar el agujero del tobo).

PROCEDIMIENTO:

  • En uno de los tobos haz varios agujeros con el taladro, unos 7 u 8, de 0,5cm cada uno en la parte trasera del tobo.
  • Ahora mete el tobo con los agujeros dentro del otro tobo.
  • Después, pones el trozo de tela dentro del tobo tapando los agujeros. Y dentro del tobo, coloca dos kilos de sal de roca, u otro de los productos que hayas elegido.
Realizar tu deshumidificador casero te hará ahorrar mucho dinero

Ahora que ya está listo el deshumidificador, colócalo donde haya humedad.

Pasados unos días verás agua dentro del tobo, retira esa agua y colócalo otra vez para que siga absorbiendo la humedad. Debes tener en cuenta que periódicamente habrá que sustituir la sal por otra nueva, puesto que llega un momento que deja de absorber la humedad.

Esperamos que esta información haya sido útil.

Fuente: www.milideas.net


¿Necesitas ayuda? Habla con Nosotros